Desde el silencio

El que mora en el silencio se vive a sí mismo,

sin reservas y serenamente.

Pues todo lo serena el silencio.

Serena la noche y el día,

serena la aurora y el atardecer,

serena las horas oscuras,

las horas de luz y de bochorno.

El silencio nos trae la paz

y deja emerger la inocencia y la plenitud.

Apenas he de decir que

jamás la vida se siente tan rimada,

tan pura, tan sosegada, tan clara

como las horas calladas,

como en la morada del silencio.

 

José F. Moratiel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Murtra Santa María del Silencio

Santa María del Silencio en Instagram

Santa María del Silencio en Instagram

Suscríbirse a nuestro boletín