Soneto a San José

san-jose

 No te tengo delante, pero sé

que siempre Tú estarás junto a María.

Si a Ella en un icono, la veía,

bien me pide que honor también te dé.

Abrahán y David, te dieron Fe.

Y la esperanza que languidecía

en Israel, en Ti se inflamaría

porque eres Justo y bueno, San José.

¡Oh, varón de dolores y de gozo!

hacia el cielo cavaste un largo pozo

y por allí, nos vino el Agua Viva.

¡Recio Patriarca, tan enternecido!

en tus brazos tuviste al Dios nacido.

Te fuiste a prepararle la otra riva.

               Alfredo Rubio (viernes 3 diciembre 1993)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Murtra Santa María del Silencio

Suscríbete a nuestro Boletín


Para asegurar la entrega de nuestro newsletter en tu bandeja de entrada, agrega murtrasms@gmail.com a tu lista de contactos.