Soledad y silencio, coordenadas de libertad

rio-troncosAlfredo Rubio fue un gran cultivador de la soledad y el silencio. Y no sólo los cultivaba para sí mismo, entusiasmaba a las personas que conocía para que también los cultivasen. En unas charlas del año 1989 sobre soledad y silencio, Rubio dijo: “Cerrar la puerta no significa quedar encerrado en una habitación; más bien todo lo contrario. Como si las paredes de la habitación se abrieran y se convirtieran, precisamente, en murallas que encierran todo el mundo que queda al otro lado de la puerta”. Efectivamente, estas paredes se abren y nos dejan en libertad, esa libertad primigenia con la cual nacemos.

La soledad podemos asociarla al espacio: un lugar para estar a solas. Por ejemplo, una habitación, la casa, un paseo “a solas” por la montaña o la playa, o incluso por la ciudad. El silencio podemos asociarlo al tiempo: un minuto de silencio, un par de horas en silencio, una semana retirados en silencio. Incluso en la escritura musical, los silencios tienen un valor de durabilidad: silencios de blanca, de negra, de corchea, etc. En el cruce de ambas coordenadas, la espacial y la temporal –es decir, la soledad y el silencio-, pueden nacer y crecer auténticas experiencias de libertad.

También solía decir Alfredo Rubio que, así como ordenamos el espacio, también tendríamos que ser ordenados con el tiempo. Lo expresaba bellamente con la siguiente frase: “Un tiempo para cada cosa y cada cosa a su tiempo”. Siendo ordenados con el tiempo se obtiene una riqueza enorme de este bien tan escaso en nuestros días. Y en nuestras agendas sería bueno que hubiera espacio y tiempo para la soledad y el silencio. Si destinamos parte de nuestro día a cultivarlos, no es que le restemos tiempo a otras actividades, sino que las enriquecemos, ya que desde la soledad y el silencio podemos darle otro valor a lo que somos y a lo que hacemos. Podemos darle trascendencia a nuestros actos y no vivir mecánicamente.

Atreverse a estar a solas y en silencio es un acto de valor: valor de valentía y valor de apreciabilidad. Una parábola de Jesús habla de un hombre que encontró un tesoro en un terreno, entonces vendió todo lo que tenía para comprar ese terreno (quizás ese tesoro era simplemente un paisaje hermoso…). Creo que ese doble valor hay que tener para cultivar la soledad y el silencio, tal como llegó a hacerlo Alfredo Rubio: el de ser valiente y el de darle mucho valor a practicarlos.

Thomas Merton comenta en un libro que la libertad no es querer todo o no querer nada, la libertad es elegir. Probablemente somos más libres cuanto mejor sabemos elegir y, eso, se consigue con muchas y muchas horas de soledad y silencio.


Javier Bustamante Enriquez

Artista y poeta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Murtra Santa María del Silencio

Suscríbete a nuestro Boletín


Para asegurar la entrega de nuestro newsletter en tu bandeja de entrada, agrega murtrasms@gmail.com a tu lista de contactos.