Alfredo Rubio de Castarlenas

foto_seccion_alfredoAlfredo Rubio de Castarlenas (Barcelona, 1919-1996), fue médico, sacerdote, poeta y, ante todo, formador de personas. De talante universitario, con un saber interdisciplinar y una visión humanista global, creó diversas instituciones culturales y educativas.

Viajero incansable, vivió y recorrió geografías de cuatro continentes, estableciendo vínculos muy estrechos, especialmente con América. Residió algunas temporadas en México, Chile, Colombia y República Dominicana. En México fue donde concibió el pensamiento del realismo existencial, el cual está desarrollado y publicado en la obra 22 historias clínicas –progresivas- de realismo existencial, traducida a varias lenguas.

A lo largo de su fecunda vida trabajó por la paz. Esfuerzo que quedó plasmado en la Carta de la Paz dirigida a la ONU, documento al cual se han adherido personas de todo el mundo y que es una brújula para evitar las guerras y construir los fundamentos para una cultura de la paz.

Su obra poética habla de una profunda vivencia anclada en los parajes de Dios. Adentrarse en ellos es descubrir a un hombre que, sabiéndose criatura contingente, y desde la alegría por la gratuidad de la existencia, hace de ella un itinerario hacia la plenitud.

Fue un buen pedagogo y maestro espiritual, mostrando y escribiendo un Itinerario, donde señala una senda para seguir a Jesús (“camino, verdad y vida”) que lleva al Padre, con la fuerza del Espíritu.

Fue un hombre del presente. El realismo existencial que desarrolló, le ayudó a evitar vivir en idealismos o irrealidades y, por ello, potenció su capacidad contemplativa. Entrenado a aceptar con gozo lo realmente existente, estaba abierto a contemplar a Dios, la más profunda Realidad, Aquel que Existe por sí mismo, el Existente por esencia. Puede decirse que su vida estaba anclada en vivir largos tiempos cotidianos de soledad y silencio. Desde esa honda vivencia y certeza, impulsó lo que denominamos “murtras”, es decir, espacios donde las personas puedan encontrar soledad y silencio, detenerse y contemplar.

Escritos y pensamientos

Poesía

 

 

2 comentarios para Alfredo Rubio de Castarlenas

  1. Ho letto una sua bellissima preghiera alla Vergine Maria e ho desidarato conoscere l’autore. Il mondo ha sempre più bisogno di persone come lui.
    Marino

  2. Alberto Montagne

    Conocí al RP Alfredo Rubio aquí en Lima en 1958. Almorzamos en el Chez Víctor de la
    Plaza San Martín. Nunca olvidaré su ojo clínico que hizo que de solo verme me diagnosticara hipertiroidismo, que fue confirmado días después por un endocrinólogo local. Me impresionó su poema Vísperas de Subdiaconado, cuyo texto se me ha extraviado después de tánto viajar por el mundo como diplomático. Cuando fui a la Santa Sede como embajador del Perú fui a buscarlo en Vía Giulia 151 y me di con a triste noticia de que había fallecido hacía algunos años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Murtra Santa María del Silencio

Suscríbete a nuestro Boletín


Para asegurar la entrega de nuestro newsletter en tu bandeja de entrada, agrega murtrasms@gmail.com a tu lista de contactos.