Soneto

 

Hago silencio. Hago soledad.

Dejé tras de la cerca mis querellas.

La noche me dosela con estrellas.

Sólo me recubrí de tu bondad.

 

En tus manos, mi Dios ¡qué claridad!

La luz se hace almohada y centellas.

Tú para siempre mi temor me mellas

y así podré dormirme en tu piedad.

 

Y esperaré la aurora sin cuidado.

¡Ya encenderás mi sol cuando lo quieras!

Me sabré por tu mano levantado.

 

Encontraré el silencio bien sonoro;

Mi solitud poblada sin fronteras.

Mis pesares diademas de tu oro.

 

Alfredo Rubio de Castarlenas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Murtra Santa María del Silencio

Suscríbete a nuestro Boletín






 

 
Para asegurar la entrega de nuestro newsletter en tu bandeja de entrada, agrega murtrasms@gmail.com a tu lista de contactos.