… y brota lo inesperado

No debemos pararnos mucho en los problemas, los fracasos y las fuerzas contradictorias que no nos llevan a nada. Tenemos que pasar lo antes posible a la etapa esencial: descubrir el don único, los talentos confiados a cada ser humano, para que no queden enterrados y fructifiquen en Dios…

Dios nos quiere felices y nos anima a caminar de descubrimiento en descubrimiento, de un comienzo a otro.

Aceptar una y otra vez las pruebas habitualmente unidas a la existencia humana… Buscar siempre la paz del corazón… Y la vida se hace bella… Y la vida será bella. Y brota lo inesperado.

Hno. Roger de Taizé

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Murtra Santa María del Silencio

Suscríbete a nuestro Boletín


Para asegurar la entrega de nuestro newsletter en tu bandeja de entrada, agrega murtrasms@gmail.com a tu lista de contactos.