Navidad

 mayo-2010-007

De la noche, son casi ya las doce

del día veinticinco de este mes

en que el día se alarga y a su vez

su Luz vino y así el alma se goce.

 

Alguno pasa y no, no te conoce.

¡Si inconfundible tu figura es

pues se nos cambia el corazón después

de mirarte un instante o un leve roce.

 

¡Dios mismo entre nosotros! ¡Navidad!

Vino el Verbo que es Sabiduría

Palabra que coespira al mismo Amor.

 

Deseo recibirte en Caridad

y ser tu mansión la casa mía.

Así me llenaré de tu esplendor.

 

 

               Alfredo Rubio de C.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Murtra Santa María del Silencio

Suscríbete a nuestro Boletín


Para asegurar la entrega de nuestro newsletter en tu bandeja de entrada, agrega murtrasms@gmail.com a tu lista de contactos.