Testimonio de Ignasi, agosto 2013

“Tenéis encerrado en este oasis casi todo el silencio necesario para que el hombre, como la naturaleza, pueda crecer hacia el cielo. El laberinto sin muros que se extiende hacia los horizontes, como la belleza, reproduce a una escala mayor y menos kafkiana, el laberinto interior de espejos rotos en los que el hombre suele habitar con miedo a morirse para no encontrarse con el minotauro que, dicen, no deja escapar a ninguno con vida. Tenéis aquí un pedacito de cielo donde el ser humano naufraga en este silencio, ignorando a dónde llegarán los restos del naufrágio, e inicia su viaje hacia la libertad. Gracias por todo.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Murtra Santa María del Silencio

Suscríbete a nuestro Boletín


Para asegurar la entrega de nuestro newsletter en tu bandeja de entrada, agrega murtrasms@gmail.com a tu lista de contactos.